OPS/OMS Organización Panamericana de la Salud - Colombia DESARROLLO DE SISTEMAS Y SERVICIOS DE SALUD
Recursos Humanos
La OPS celebra este año su centenario. Haga click para conocer más.
Programas

Acerca de la OPS
Información y conocimiento en salud
Desarrollo y acceso universal a Servicios de Salud
Reducción de Riesgos, Prevención y Control de Enfermedades
Salud Ambiental y Entornos Saludables
Salud Familiar y Comunitaria
Salud en Desastres y Emergencias Complejas

PAHO/WHO

OPS Washington
OMS Ginebra
Intranet PAHO

Entidades en Colombia

Ministerio de la Protección Social
Instituto Nacional de Salud
Instituto Colombiano de Bienestar Familiar

Países

Argentina
Brasil
Colombia
Chile
Ecuador
Perú
Venezuela

Contacto
Cra. 7a No. 74-21 P. 9o.
Tel: 3144141

Santafé de Bogotá D.C., Colombia
Escríbanos: e-mail@col.ops-oms.org
Datos de las Oficinas de OPS/OMS

BASES CONCEPTUALES

Existe consenso en que la educación es un proeso continuo que acompaña al hombre a través de toda su vida y que se desarrolla en distintos ámbitos y agencias sociales más allá de las instituciones específicamente dedicadas a la enseñanza.

Solamente en las últimas décadas se ha enfatizado y difundido la conceptualización de Educación Permanente como una estrategia pedagógica más adecuada para la transformación de la práctica. Este enfoque está asociado a otros fenómenos complejos tales como la revolución científica y tecnológica, las transformaciones en la estructura productiva y en las organizaciones, y la creciente participación de los diferentes sectores sociales en la vida política y socio cultural.

Estos profundos cambios han aumentado la necesidad del adulto de:

  • Moverse en los diferentes medios de información para mantenerse actualizado frente a la explosión del conocimiento y la evolución de múltiples medios de comunicación.
  • Buscar la capacitación continua y evencualmente la reconversión profesional, para el trabajo en organizaciones cada vez más complejas y sometidas a grandes presiones competitivas.
  • Integrarse a distintos grupos socailes que le permitan comunicarse y participar en las distintas dimensiones de la vida social, asumiendo su cuota de responsabilidad en la transformación de la institución.
  • Este enfoque supone poner en tela de juicio el mito sobre el cual se apoya la concepción "adaptativa" de la educación propia de los sistemas escolares cerrados. Según ésta la educación comienza en la infancia y culmina con la graduación de un adulto "estable".

    Se propone en cambio, la noción del hombre como ser en búsqueda constante de su completo desarrollo que se extiende a través de toda la vida. Como afirma Mejía (1986) "la educación inicial, independientemente de su duración, no garantiza un ejercicio profesional idóneo indefinidamente. Capacita solo para inicar una carrera o empleo y aporta los conocimientos para continuar la educación durante toda la vida profesional de un individuo. Sin educación continua la competencia decrece progresiva e inexorablemente como consecuencia de una dinámica influenciada por varios factores como la incongruencia de la educación inicial con los requerimientos de la p´racitca, la creación de hábtios de dudosa validez a través de la práctica, la inexorable tasa de olvido en los conocimientos y el rápido cambio en los contextos de traabjo. Todo esto hace que, sin educación continua, una alta proporción de la competencia inicial sea incongruente o se haya olvidado, de cinco a siete años después de la formación inicial.

    Por otra parte, las necesidades emergentes de los cambios sociales y educacionales, no se restringen a aspiraciones individuales  del adulto en un mondo en transformación, sino que se plantean como demandas de las propias organizaciones sociales, que requieren la incorporación de procesos de educación permanente vinculados a programas de desarrollo.

    Las empresas ligadas a la producción han tenido una clara visión de esta necesidad lo cual las ha llevado a una muy activa política de reingeniería que incluye masivos procesos de capacitación, adaptados estrictamente a las necesidades de la institución, en cambio, las empresas prestadoras de servicios de salud no parecen haber asumido el desafío con el mismo entusiasmo, a pesar de que todas reconocen la importancia de la gestión de los trabajadores para el éxito en la atención. Sin embargo, en general, reclaman a las instituciones formadoras de Recursos Humanos por no "entregar un producto de buena calidad", pero no se han detenido a investigar cuales son las estrategias eficientes y eficaces para satisfacer las necesidades de capacitación permanente de sus trabajadores.

    En un análisis sobre la organización y coordinación de los programa existentes realizado por Vidal y colaboradores (1981), en 23 países con 155 programas, se constató una amplia variación de las características de los mismos. Se señalaba que la experiencia acumulada en los programas de educación continua presentaba:

  • Dispersión y falta de continuidad, realizándose generalmente actividades esporádicas de capacitación para diversas categorías de personal, sin vinculación entre ellas o sin que exista un plan coherente e integral de capacitación.
  • Falta de direccionalidad, ya que en la mayoría de los casos los programas no guardan relación con los objetivos y lineamientos de las políticas de salud.
  • Dependencia de recursos externos o de recursos extrapresupuestarios regulares, lo cual refleja la escasa importancia que los niveles de decisión otorgan a esa actividad.
  • Escaso alcance de los programas, tanto en términos cuantitativos como geográficos. la cobertura se concentra además en algunas categorías profesionales de las principales cuidades en los diferentes países o favoreciendo a unos pocos privilegiados con programas costosos de poco impacto para la institución misma.
  • Pobre correspondencia entre la doctrina educacional y las características de los programas concretos en términos de orientación, objetivos, contenidos e impacto.
  • Escasa o nula participación del sector educativo formal en salud en los procesos de capacitación en servicio.
  • Resultados similares se hallaron en una investigación realizada por la Representación en Colombia de la Organización Panamericana de la Salud en 1996, en la cual se evaluaron los programas de capacitación que se adelantan en el país en los diferentes Servicios de Salud, y algunas dependencias del Instituto de Seguros Sociales y el Instituto de Bienestar Familiar.

    Al realizar un análisis sobre las opcines pedagógicas empleadas hallamos que la gran mayoría de las veces éstas corresponden a modelos de Transmisión de conocimientos en eventos aislados y con contenidos siilares para todos los educandos, adaptados más al gusto y necesidades del maestro, que asume una posicion de autoridad incontrovertible, que a las necesidades de los trabajadores. O se centran en modelos de Adiestramiento para la adquisición de destrezas a manera de prácticas de una técnica, sin conocimiento de los fundamentos científicos que la justifican y sin articulación con los provesos totales del servicio.

    Ambas estrategias fomentan la actitud pasiva y la dependencia en el educando, en una relación individual con el maestro que no permite la visión del trabajo grupal, ni la labor insitucional como un todo y mucho menos la comprensión de la institución en que se realiza y la de los destinatarios del servcio.

    Evidentemente es indispensable reorientar los esfuerzos de educación continua hacia proyectos que se engarcen dentro de la vida cotidiana de las insitutciones, que consideren que el eje de la formación es el mismo proceso del trabajo que artirucla la producción de servicios, de tal manera que la resignificación de ese proceso pueda ser el camino para dinamizar los servicios, valorizar al trabajador y superar los problemas de la práctica, siendo este último elemento el indiciador de impacto óptimo para evaluar los progrmaas educativos.

    Con este propósito se pone a consideración un tercer modelo pedagógico, el de la Problematización, en el cual los alumnos se convierten en el soporte principal de la formación y en fuente de conocimientos y el docente tiene un papel de estimulador, catalzador y orientador o facilitador del proceso.

    Su punto de partirda es la indagación sobre la práctica, entendida como la acción humana y profesional dentro de un contexto social e institucional, de manera colectica, reuniendo los aporte indidvivuales en el pensamiento del grupo. De ese análisis de la práctica se detectan los problemas de la misma, se avanza en las fuentes de información y en una reflexión teórica para comprenderlos y profundizarlos y finalmente se llega a hipótesis de solución que son probadas en la práctica verificando su adecuación para la resolucaión del problema y la modificación de la práctica.

    Este enfoque presenta algunos requerimientos y desafíos.

    Uno de ellos es esimular un ámbito participativo en las instituciones y una buena integración docente asistencial alrededor de los principios pedagógicos del método. Otro se refiere a la organización de la capacitación como proceso pedagógico continuo y sistemático sobre el conjunto de conocimiento teóricos y técnicos de un determinado grupo de profesionales que configuran un equipo. Se requiere de una programación que, concebida en forma participativa, otorgue un tratamiento específico a dichos conocimientos o contenidos de la enseñanza.

    En resumen, el método pedagógico propuesto es un proceso permanente de reflexión del equipo de trabajo acerca de las realidades de su práctica cotidiana, que promueve el desarrollo integral de los trabajadores, y que no solamente produce aprendizaje sino un crecimiento personal del individiuo en cuanto a que le permite entender mejor no sólo su trabajo como parte importante  de un gran contexto, sino el papel integral de la institución a la cual pertenece, desarrollando la afirmación personal de un compromiso profesional fente a esa realidad captada en su totalidad, posibilitando así una acción transformadora.
     

    BIBLIOGRAFIA

    Organización Panamericana de la Salud, Serie Desarrollo de Recursos Humanos en Salud, No. 78 de 1988

    Organización Panamericana de la Salud, Serie Desarrollo de Recursos Humanos en Salud, No. 19 de 1989

    Organización Panamericana de la Salud, Serie PALTEX para ejecutores de programas de Salud No. 38 de 1995

    Información Pública

    Centenario 1902-2002
    100 AÑOS DE OPS

    Centenario de OPS


    Reunión Nacional de TB/VIH Colombia



    ULTIMAS PUBLICACIONES

    LINEAMIENTOS



    TUBERCULOSIS EN PUEBLOS INDIGENAS



    EQUIDAD EN SALUD


    Usted es el visitante No.