Preparativos para Desastres
Indice >> [ <<Anterior | Siguiente>> ]

VISIÓN GENERAL


Este módulo le ayudará a:

  • aprender una definición en tres partes de los preparativos para casos de desastre;
  • identificar nueve categorzas de actividades de planificación para los preparativos en casos de desastre;
  • comparar tres funciones que la ONU puede desempeñar al colaborar en los preparativos;
  • comprender cuatro maneras de evitar problemas en la ejecución de planes de preparativos para casos de desastre;
  • considerar catorce áreas de información básica para evaluar el grado de preparación.

Visión general del concepto

P.  ¿Como definiría usted los preparativos para casos de desastre?
R._________________________
lapiz.jpg (6393 bytes)

Respuesta
Compare su respuesta con la del párrafo uno bajo "Definición operativa".

Amenaza.Un evento raro o extremo en el entorno natural o humano que afecta adversamente la vida, propiedad o actividades humanas al grado de causar un desastre.

Desastre.Una alteración seria de las funciones de una sociedad que ocasiona pérdidas humanas, materiales, o ambientales de tal gravedad que exceden la capacidad de la sociedad afectada para responder usando solamente sus propios recursos.

Ayuda.La aportación, con fines humanitarios, de ayuda material y de serv¡cios necesarios para que las personas puedan satisfacer sus necesidades básicas de resguardo, ropa. agua y alimentáción. La ayuda está disponible por periodos prolongados.

Socorro.La aportación, con fines humanitarios, de ayuda material y de atención médica de emergencia necesarios para salvar vidas. Los surninistros y servicios de socorro se prestan en el periodo inmediato posterior a la ocurrencia de un desastre repentino.

Los preparativos para casos de desastre involucran el pronóstico y la toma de medidas precautorias ante una amenaza inminente cuando se dispone de advertencias por adelantado. El planear la preparación mejora la respuesta ante los efectos de un desastre mediante la provisión oportuna y efectiva de socorro, ayuda, y asistencia.

Los preparativos involucran el desarrollo y la prueba periódica de sistemas de alerta (ligados con los sistemas de pronóstico) y planea la evacuación u otras medidas a tomarse durante períodos de alerta de desastres para minimizar perdidas potenciales de vidas y daños físicos. También involucran la educación y el entrenamiento, tanto del personal oficial, como de la población en riesgo, el entrenamiento de equipos de intervención, y el establecimiento de políticas, estándares, arreglos organizacionales y planes operativos a ser aplicados en caso de desastre. Los planes efectivos también consideran el modo de garantizar recursos, probablemente acumulando reservas y asignando fondos. Estos planes deben ser respaldados por una legisladón que los haga factibles.

Definición operativa

Los preparativos para casos de desastre reducen los efectos adversos de una amenaza mediante medidas preventivas efectivas y oportunas que faciliten las acciones de rehabilitación y recuperación durante emergencias. También aseguran la distribución oportuna, apropiada y efectiva de auxilio y asistencia después de un desastre.

La anterior es una definición amplia de preparativos para casos de desastre. Analicemos algunos de los puntos mencionados en esta definición.

"reduce los efectos adversos de una amenaza"

Las medidas de reducción de riesgo a largo plazo están destinadas a reducir los efectos negativos de un desastre mediante la eliminación de los puntos vulnerables que de otra manera dejaría expuestos un desastre. Estas medidas reducen directamente el impacto potencial de un desastre antes de que éste ocurra. Los preparativos para casos de desastre dan por sentado que ciertos grupos de personas o propiedades quedarán expuestos de todas maneras, y que la preparación deberá considerar las consecuencias del impacto del desastre.

"mediante medidas preventivas efectivas"

Este módulo explica cuales son los componentes de medidas precautorias efectivas y como deben ser desarrolladas. A menudo el resultado final de los preparativos para casos de desastre se concibe como un plan estático que debe ser ideado y archivado hasta que se necesite. La preparación para casos de desastre debe verse como un proceso activo, continuo. Los planes de preparación son empresa dinámica, que deben ser revisados, modificados, actualizados y probados regularmente.

Algunos analistas distinguen entre medidas "activas" y medidas "pasivas" de preparativos para casos de desastre. Los aspectos pasivos de los preparativos para casos de desastre incluyen la preparación de manuales para casos de desastre, la acumulación de bienes de asistencia y el desarrollo de listados de computadora de recursos y personal. La preparación para casos de desastre "activa" incluiría el desarrollo de planes de respuesta integrales, la revisión periódica de amenazas, el entrenamiento del personal de emergencia, y el entrenamiento de los miembros de las comunidades en riesgo.

"asegura la distribución oportuna, apropiada y
efectiva de socorro y asistencia"

La administración de desastres involucra la anticipación y respuesta ante un evento peligroso. La mitigación de desastres incluye tanto la preparación como la prevención. Uno de los aspectos más difíciles de la administración de desastres es el de escoger el momento oportuno. Dicha oportunidad también es crítica para la preparación para casos de desastre. Rapidez y puntualidad son a menudo consideradas como sinónimos, lo cual ocasiona problemas serios entre la provisión de ayuda y sus efectos. Existen algunas necesidades básicas en algunos tipos de desastres, tales como resguardo y vestimenta, que serán requeridos en seguida. En términos de aliviar la aflicción inmediata, la rapidez será esencial. Sin embargo, existen otras formas de ayuda que, bajo ciertas circunstancias, pueden ser desconcertantes a menos que sean demoradas. Un ejemplo obvio es el de la comida: el envío apresurado de cantidades excesivas de comida antes de haber evaluado las condiciones del mercado local y de conocer la perspectiva agrícola puede crear dependencia y debilitar la economía local. La puntualidad, no la rapidez, debe ser el criterio de preparación.

La asistencia adecuada requiere de escrutinio cuidadoso. La lista de objetos de ayuda inadecuados que llegan a comunidades afectadas por desastres es demasiado larga. El problema rebasa las anécdotas comunes de jamón enlatado enviado a comunidades donde no se consume el puerco y los zapatos de mujer de tacón alto a regiones inundadas.

Existe un nexo importante y natural entre la preparación, la recuperación y la rehabilitación para casos de desastre. Usted debe considerar si la provisión de ayuda y socorro adecuados están diseñados meramente para garantizar la supervivencia inmediata de las comunidades afectadas o para encaminarlas a la recuperación. Esta pregunta no sólo es esencial para determinar los límites de la preparación para casos de desastre, sino que se convierte en un determinante práctico del tipo de medidas y recursos que usted destina a la puesta en práctica de un plan para la preparación para casos de desastre.

Si usted ignora los vínculos entre la preparación, la recuperación, y la rehabilitación para casos de desastre, lo hace bajo su propio riesgo, o a riesgo de la comunidad afectada. La planificación efectiva de la preparación para casos de desastre debe incorporar la disposición para actuar con confianza en uno mismo que es necesaria para que las comunidades no sólo sobrevivan sino se recuperen.

La organización y ejecución efectivas de la respuesta ante desastres sugiere criterios obvios para la preparación para casos de desastre. La planificación sistemática, la distribución de asistencia bien llevada a cabo y la asignación de papeles y responsabilidades bien definidos son temas que serán tratados en este módulo. Ahora pongamos los conceptos de "efectivo" y de "ejecución" en contexto. Inevitablemente, las situaciones de desastre crean condiciones caóticas. Los mejores planes pueden reducir, pero no eliminar, dicho caos. La efectividad es relativa. Los planes de preparación deben tratar de anticiparse a las fuentes del caos y deben decirnos que hacer si los planes se desvirtúan. El criterio de efectividad se torna particularmente importante en el contexto de la distribución. Lo crucial aquí es que la efectividad se mida en términos de la habilidad para distribuir la ayuda requerida a aquellos que la necesitan. A menudo en situaciones de emergencia la ayuda alimenticia y no alimenticia llega a la escena del desastre sin que exista una estructura preestablecida que garantice que los más necesitados sean los beneficiarios inmediatos. La prueba más importante de la efectividad es que los necesitados reciban ayuda y asistencia.

Indice >> [ <<Anterior | Siguiente>> ]