Preparativos para Desastres
Indice >> [ <<Anterior | Siguiente>> ]

3.  PUESTA EN PRÁCTICA DE
PLANES DE PREPARATIVOS
PARA CASOS DE DESASTRE


En esta parte del módulo usted aprenderá:

  • cuatro reccciones problemáticas relacionadas con La promoción de los planes de preparación a nivel nacional
  • tres maneras de evitar los peligros que suelen surgir durante La promoción
  • cuatro maneras de establecer una base confiable de información
  • cuatro estructuras institucionales que facilitan la planificación de La preparación
  • tres listas de consejos relacionadas con La estructura institucional, las ONGs, y los donadores bilaterales.

Promueva el plan a nivel nacional

Muchos funcionarios gubernamentales no estarán convencidos de beneficios de los planes de preparativos para casos de desastre. Al Presentar el tema de estrategias de preparación para casos de desastre a funcionarios gubernamentales puede desatar al menos una de las siguientes respuestas:

37(1).jpg (6956 bytes)

¡Es una idea genial! Esta es la respuesta que todos quienes tienen que ver con la administración para casos de desastre quisieran escuchar. En realidad, quien da tal respuesta puede tener poca idea de lo que dicho plan lleva implícito. Aun si esta persona está consciente de los principios generales que dicho plan representa, el o ella pueden tornarse cautelosos cuando comienza a revelarse la totalidad de las medidas necesarias.

37(2).jpg (7753 bytes)

¡Necesitamos desarrollo, no preparativos para casos de desastre! Este es un argumento difícil de refutar, sobre todo si el funcionario presupone que el desarrollo y la preparación para casos de desastre son mutuamente excluyentes. Los ministerios de finanzas y de planificación económica son usualmente los más reacios a dedicar tiempo y dinero a una propuesta que parece ser tangencial a su preocupación central de desarrollo. El concentrarse en proyectos de desarrollo a menudo se refleja en éxito institucional y genera considerable ayuda externa.

37(3).jpg (10942 bytes)

Ya tenemos una estrategia. Excelente, pero ¿qué quiere decir el funcionario? El gobierno puede tener una oficina designada para socorro en casos de desastre en algún corredor secundario de alguna secretaría. Contar con ese cuarto y ese funcionario no es lo mismo que contar con un plan de preparación para casos de desastre efectivo. No es una labor sencilla el dar a entender que los esfuerzos que el gobierno ha realizado hasta la fecha pueden ser inadecuados.

37(4).jpg (10533 bytes)

No necesitamos un plan. Esta respuesta a menudo va seguida de una descripción de lo eficiente que es la Cruz Roja nacional o la Media Luna Roja en tiempos de desastre, o bien una descripción de lo eficiente que es el gobierno al lidiar con los desastres cuando estos ocurren, o bien una explicación de que el gobierno tiene otras prioridades.

P.  Repase las reacciones comunes dadas arriba. ¿Cómo respondería usted a cada una de estas reacciones para promover el plan de preparativos para casos de desastre?

R. ________________________lapiz.jpg (6393 bytes)

Respuesta
Vea en la sección que siguen tres medidas que le pueden ayudar a responder

Dadas estas respuestas comunes, es importante que los funcionarios gubernamentales escépticos estén conscientes de las ventajas de la preparación para casos de desastre. Una combinación de las siguientes medidas puede ayudarle a lograr este fin.

Aclare los puntos esenciales

No es necesario elegir entre preparativos para casos de desastre y desarrollo.Ambos están ligados conceptual y prácticamente. Un plan o estrategia para preparación en caso de desastre efectivo hará lo siguiente:

  • Protegerá el desarrollo. Los desastres retrasan o, en el peor de los casos, destruyen el progreso que se ha logrado hasta la fecha. Un plan de preparación para casos de desastre efectivo debe integrarse al proceso de desarrollo para que el primero proteja al segundo.
  • Presentará la mitigación de desastres. Las medidas de mitigación de desastres tales como edificios más seguros, programas de comida a cambio de trabajo o programas de obras públicas con trabajo asalariado, no solamente protegen a la población y sus bienes, sino que además aceleran el proceso de desarrollo cuando están bien diseñadas.
  • Fortalecerá la infraestructura local. Por ejemplo, las estructuras de comunicaciones e institucional requeridas para la preparación para casosde desastre necesariamente fortalecen la infraestructura local.
  • Ejercerá presión sobre donadores tradicionales de ayuda. Esto puede afectar las cantidades totales que dichos donadores destinan para el desarrollo. De manera recíproca, los donadores están cada vez más interesados en que los recursos sean empleados en medidas de preparación para casos de desastre. Muchos donadores se han dado cuenta de que los preparativos para casos de desastre son más efectivos en términos de costo que el precio de una respuesta de emergencia.

Ver para creer

Para aquellos funcionarios gubernamentales que dudan del valor de la preparación para casos de desastre, organice viajes de estudio a países en los cuales los planes (China, por ejemplo) y estrategias (India, por ejemplo) de preparación para casos de desastre hayan demostrado su efectividad.

Organice conferencias y talleres

Si se llega a esta etapa, ya hay personas convencidas. Sin embargo, dado que un plan de preparación para casos de desastre requiere compromiso por parte de las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales relevantes, las conferencias y talleres brindan una buena oportunidad para convencer a aquellos que aún duden.

Establezca una base de información confiable

Entre más susceptible de sufrir desastres esté un país, es más probable que la base de información sea menos confiable. Este punto va al corazón de lo que es la parte central de la vulnerabilidad ante desastres: pobreza aguda, infraestructura débil, y administración inadecuada. Bajo tales condiciones es difícil mantener una base de información confiable.

A menudo se "juega" con la información antes, durante, y después de un desastre. A veces existen razones políticas para que un gobierno emita información poco confiable. Algunos datos demográficos pueden, por ejemplo, reflejar la afiliación regional de algún funcionario. La información sobre la infraestructura puede reflejar la diferencia entre lo que algún ministerio dice que ha terminado de un proyecto y lo que en la realidad ha hecho. Los datos agrícolas pueden reflejar un pronóstico optimista del ministro de agricultura. Tales juegos también los juegan las organizaciones internacionales. Una agencia puede exagerar el número de proyectos hidráulicos que ha completado, o suponer que hay más instalaciones de atención primaria de la salud en alguna región de las que de hecho existen. A veces las agencias creen que las necesidades de comida son mayores de lo que en realidad son para evitar acusaciones de que se subestima la magnitud de una posible crisis.

Aun bajo las mejores circunstancias, la base de datos y los sistemas de información no pueden ser perfectos. La recolección de datos razonables y de información aproximada es un objetivo mucho más realista. Es altamente recomendable el poner en práctica los siguientes sistemas de información al comienzo del proceso de planificación.

Evaluaciones de vulnerabilidad

Estas evaluaciones son particularmente importantes para fines de diseño de planificación y para establecer la base para el flujo y la actualización de información. Estas evaluaciones deben hacerse con el mismo rigor que se usa para cualquier proyecto de desarrollo. Con un líder de equipo que conozca bien alguna región, los expertos sectoriales de organizaciones de la ONU deben acoplarse con sus contrapartes de cada país para realizar la evaluación a gran escala.

Programas de información conjunta

Los sistemas de datos e información conjunta entre el punto focal de los preparativos para casos de desastre de la ONU y la contraparte gubernamental de esta persona son vitales tanto para el proceso de planificación como para el proceso mismo. El hecho de que el gobierno esté trabajando con la misma base de información que el punto focal de la ONU puede facilitar el resolver conflictos que pudieran surgir. En las propuestas del proyecto que conciernan al plan de preparación para casos de desastre se debe asegurar el destinar fondos para equipo de cómputo, entrenamiento y cualquier otra cosa que la oficina contraparte pudiese necesitar para mantener un sistema efectivo.

Verificación cruzada

La escasez de datos es menos problemática que una plétora de datos discordantes, aun en el país más expuesto a la ocurrencia de desastres. Las organizaciones no gubernamentales a menudo tienen más información y saben más sobre algunas áreas particulares que las oficinas gubernamentales. Debe establecerse algún procedimiento, con el consentimiento de la contraparte gubernamental, de verificar la información con otros organismos, incluyendo otros ministerios del gobierno, a nivel central y regional.

Procedimiento de evaluación conjunta

40.jpg (21080 bytes)

Como parte del plan de preparación para casos de desastre debe acordarse formalmente que, en tiempos de emergencia, un equipo o equipos formados por representantes de la agencia que es punto focal gubernamental, el UN-DMT, el punto focal del gobierno y agencias no gubernamentales familiarizadas con el área afectada evalúen la situación conjuntamente.

Tales procedimientos deben ser formalmente adoptados dentro del plan de preparación para casos de desastre propuesto. Las evaluaciones conjuntas reducen la duplicación de esfuerzos, promueven un cierto grado de consenso sobre los daños y las necesidades, y garantizan que las peticiones subsecuentes gocen de respaldo nacional e internacional (en caso de que se
requiera ayuda externa).

Defina las estructuras institucionales adecuadas

No es fácil determinar la base local para el punto focal en caso de desastre. Existen ventajas y desventajas que deben considerarse con respecto a las opciones disponibles: en la oficina del Primer Ministro, en uno de los ministerios, o como una entidad separada.

Una característica clave de un plan de preparación para casos de desastre es el asegurar que los ministerios tengan intereses creados en la propuesta de preparación para casos de desastre. Esto quiere decir que los recursos y las responsabilidades deben repartirse entre todos aquellos que se consideren importantes para efectos del plan. La idea no es el quitarle las funciones médicas a un ministerio de salud, sino mejorar su capacidad de respuesta en conjunción con otros ministerios. Esto no quiere decir necesariamente que el ministerio de salud sería responsable de la logística asociada con medicinas de emergencias. Puede querer decir que su responsabilidad de garantizar las provisiones médicas de emergencia sería reconocida, que su fuerza como institución sería aumentada a niveles locales, y que su compromiso con el plan podria ser mayor.

P.    En su país, ¿qué agencia gubernamental es el punto focal de la preparación para casos de desastre?
R.  ________________________
lapiz.jpg (6393 bytes)

Respuesta
Vea la siguiente figura, la cual le ayudará a definir la agencia gubernamental.

Figura 4
Opciones para integrar los
preparativos para casos de
desastre a la estructuras
gubernamentales.

41.jpg (68952 bytes)

 

En una situación de desastre, todos los funcionarios responsables deben tener una idea clara de sus papeles y funciones. Esto es lo que un plan para casos de desastre establece y lo que los ensayos prueban. La efectividad de la ejecución puede evaluarse por un comité interministerial y ser apoyado por los resultados de alguna secretaría.

Es recomendable contar con una secretaría que tenga la función de intermediar con ministerios designados: antes de la ejecución del plan, (para actualización de información, requerimientos de entrenamiento, y ensayos); durante períodos de ejecución (para evaluaciones coordinadas); y después de las primeras etapas de ejecución (para programas de recuperación y rehabilitación de la segunda fase). Las funciones y los recursos que las organizaciones no gubernamentales aportan con propósitos de preparación, mitigación, prevención, y socorro para casos de desastre deben incorporarse a la información requerida por el comité interministerial sobre la preparación para casos de desastre. El gobierno también debe disponer de algún mecanismo para determinar la cantidad y tipo de ayuda proveniente de donadores bilaterales y agencias internacionales.

Es importante traer el proceso de planificación a los niveles regional y local. Eso se logra de diversas maneras. Una vez que se ha establecido un marco sólido para el plan, lleve el plan y los funcionarios relevantes a terreno práctico para ver cuál es la mejor manera de ejecutar la propuesta. Esto significa que la puesta en práctica debe tomar en cuenta los recursos para la preparación disponibles a nivel familiar y local. Los sistemas de planificación administrativa centralizados deben apoyar los esfuerzos locales, no a la inversa.

Un plan o estrategia nacional de preparación para casos de desastre debe permitir que la variabilidad regional satisfaga las condiciones específicas de áreas particulares. Esto es esencial para garantizar que la estructura institucional del plan cuente con el apoyo de los funcionarios locales y regionales. Forme grupos locales de trabajo que revisen los planes periódicamente y asegúrese de que tales revisiones sean tomadas en cuenta. Si procede, incorpore dichas revisiones a sus actualizaciones del plan global. Tales grupos de trabajo son esenciales cuando se trata de evaluaciones de sistemas de alerta, medidas de evacuación, de salud y nutricionales.

Asegúrese que los simulacros del plan no estén administrados solamente a nivel central, sino que combinen la interacción a niveles central, regional y local. Haga la distinción en su plan entre los tipos de desastres que requieren o no de autorización gubernamental central.

Considere estos consejos

Es el momento de dar algunas advertencias sobre las estructuras institucionales apropiadas para los planes de preparación para casos de desastre:

El intercambio de información debe ser un esfuerzo activo. No espere a que otra agencia pida información a la secretaría del UN-DMT. Asegúrese que exista un sistema establecido y efectivo para difundir la información.

Asegúrese que los representantes de cada agencia se enteren periódicamente de lo que ocurre en el plan de preparación para casos de desastre. Invite a las agencias relevantes a participar en el proceso de planificación.

Asegúrese que todos los planes de preparación para casos de desastre reconozcan claramente las especializaciones particulares de las agencias de la ONU pertinentes.

Encárguese de que no se tome decisión alguna respecto a dicha especialización si no hay un representante de dicha agencia presente. Si esto no es posible, asegurase de informar a la agencia sobre estas decisiones.

No de por hecho que lo que está escrito en el plan será lo que cualquier agencia individual pudiera seguir. Antes de cualquier labor de ejecución, como por ejemplo, realizar misiones de evaluación conjunta, verifique cuales son los compromisos específicos.

Vea la manera en la que intereses particulares de las agencias puedan ser desarrollados dentro del contexto del plan de preparación para casos de desastre propuesto. ¿Podría una agencia internacional dedicada al bienestar de la niñez, por su propia iniciativa, jugar un papel más activo en la preparación de la salud?

No de por hecho que contará con la cooperación inmediata de organizaciones no gubernamentales. A menudo existe un cierto grado de cautela que prima en las relaciones entre los ONGs y el gobierno y entre los ONGs y el sistema ONU. A pesar de esto, los ONGs pueden ser componentes vitales de un plan nacional de preparación para casos de desastre. Siempre que quieran y puedan, los ONGs deben ser incorporados al plan.

Ahora damos algunas advertencias relativas a los ONGs en cuanto a planes de preparación para casos de desastre:

Evite las imposiciones. Los ONGs efectivos normalmente cuentan con representantes que tienen amplia experiencia práctica. Estas personas a menudo tienen experiencias de primera mano con maniobras de socorro en desastres. Conocen su negocio, así que recuerde que los intercambios son entre iguales.

Comparta sus experiencias. Vea si existe un foro de algún ONG en el cual puedan discutirse actividades de la ONU sobre preparación para casos de desastre. Contemple el organizar talleres especiales sobre aspectos técnicos específicos para personal del ONG, con temas tales como logística en casos de emergencia.

Intercambie información. Una de las respuestas comunes de los ONGs cuando se trata el tema de la recolección de información de la ONU es que es un proceso de un solo sentido: la ONU obtiene la información y el ONG no recibe nada a cambio. Tanto la ONU como los trabajadores gubernamentales derivan considerables beneficios a partir de información y recomendaciones provenientes de ONGs. Por lo tanto, el intercambio de información debe ser más abierto. La secretaría del UN-DMT siempre debe tener la puerta abierta para los ONGs.

Incluya a los ONGs en actividades de preparativos para casos de desastre. Los gobiernos pueden aprobar y aún recibir con agrado la oportunidad de colaborar con ONGs. Sin embargo, asegúrese de que este entusiasmo gubernamental por incluir al ONG en el plan de preparación para casos de desastre no sea una medida para constreñir las actividades del ONG. Tanto el gobierno como los ONGs deben asegurarse de que sus agendas no queden comprometidas.

También es oportuno dar consejos sobre la inclusión de donadores bilaterales a la puesta en práctica del plan:

Asegúrese que los donadores estén enterados. En el plan de preparación para casos de desastre habrá un punto focal gubernamental designado oficialmente que monitoreará las contribuciones de ayuda que van ingresando al país. Sin embargo, tal información puede no ser transmitida. Durante emergencias, el UN-DMT debe reunirse periódicamente con los donadores para garantizar que sepan qué se requiere, qué ha llegado, y el estado de los puertos, aeropuertos y otras vías de distribución.

Informe sobre el estado de los preparativos para casos de desastre. Aún antes de que los donadores brinden ayuda, asegúrese de que sepan cuáles son los procedimientos del plan de preparación para casos de desastre respecto a cómo se harán las evaluaciones y cómo se emitirán las peticiones subsecuentes. Asegúrese que los donadores saben cómo debe ser entregada la ayuda, de acuerdo con el plan de preparación para casos de desastre.

La combinación de todo

En este módulo se ha revisado la amplitud y los objetivos de la preparación para casos de desastre. El siguiente apéndice puede usarse como herramienta no sólo para repasar el tema, sino también para ayudar a estructurar lo que contiene el plan de preparación para casos de desastre. Un ejercicio útil es repasar cada punto en la lista de verificación para determinar si la información existe en su país y cómo obtenerla. Si la información no esta disponible o no existe, llenar tal espacio es un paso importante en la ejecución del plan de preparación para casos de desastre.

Indice >> [ <<Anterior | Siguiente>> ]