[ OPS/OMS Colombia | Escuelas Saludables | Atrás ]
>

 
 


 
  


 
 


 
  


 
 

 

 

TEMA DE REFLEXION

una epoca para prevenir
el consumo dedrogas

por Iván Perea. *

El consumo de drogas generalmente se inicia en épocas tempranas del desarrollo humano. Una de las teorías explicativas más antigua y más probada en el campo de las drogas es la teoría de la escalada. Esta teoría nació a mediados del siglo anterior y postula que el consumo de drogas se inicia con las sustancias legales como el alcohol y el tabaco, luego se consumen sustancias ilegales consideradas "blandas" como la marihuana para después pasar a sustancias consideradas "pesadas" como la heroína (Freedman, Kaplan y Sadock, 1982).

Se ha demostrado ampliamente que tanto el inicio de consumo de sustancias legales como ilegales comienza en la adolescencia, las legales en la adolescencia temprana y las ilegales en la adolescencia tardía.

La sustancia ilegal más consumida por los jóvenes colombianos es la marihuana con una prevalencia de vida de 9.2% y en el último mes 3.6%. Como segunda sustencia ilegal de consumo está la cocaína con una prevalencia de vida de 3.6% y en el último mes de 1.2%. Ocupando el tercer lugar de preferencia entre las sustancias ilegales, se ubica el basuco con una prevalencia de vida de 2.1% y en el último mes de 0,9%. Llama la atención que el éxtasis muestra una prevalencia de vida de 1.8% y en el último mes de 0.6%, igualmente se encuentra que otra sustancia que se comienza a posicionar en el consumo entre los jóvenes es la heroìna encontrandose una prevalencia en la vida de 0.8% y en el último mes de 0.4%. (Perez y Prada, 1999).

Ya vimos que la teoría de la escalada habla de la conducta de inicio del consumo de sustancias pero es necesario observar que este resultado final -la conductade consumir una droga- es un proceso que se inicia en las primeras fases del desarrollo y va a estar influido por diferentes factores para que se de o no el inicio y mantenimiento del consumo. Entonces es necesario ver la niñez como un proceso activo donde el individuo va conformando su personalidad, adquiriendo sus valores, eligiendo sus gustos e inclinándose por sus preferencias, todo dentro de un ambiente socio cultural modelador.

Es indiscutible que para el ser humano la primera entidad socializadora en la infancia y la niñez es su núcleo familiar primario y en segundo lugar están la escuela y el grupo de pares. Es en el hogar donde se adquieren, a través del modelamiento y el reforzamiento los conocimientos, creencias y actitudes frente a las drogas. ES importante conocer que la actitud hacia las drogas es un importante predictor cuando un individuo afronta la situación de consumir o no consumir drogas en la adolescencia o en la vida adulta (Fischbein y Azjen, 1995).

En la adolescencia son la atracción y la influencia del grupo de amigos los factores que inciden más sobre la génesis de las conductas, es así como encontramos que el consumo generalmente se inicia en el contexto de amigos, el cual es un espacio de socialización donde también se aprende valores, actitudes y comportamientos hacia las drogas. (Clasen y Brown, 1.985).

Familia, riesgo y protección

Se enteinde por factor de riesgo un atributo y/o característica individual, condición situacional y/o abuso de drogas (inicio) o una transacción en el nivel de implicación con las mimas (mantenimiento) (Clayton, 1.992). En contraposición con los factores de riesgo también se han investigado los factores protectores y se ha intentado hacer algunos acercamientos para ver la forma como éstos interactúan, se contraponen y neutralizan.

Los factores de riesgo y protección relacionados con la familia, la escuela y el grupo de iguales son a los que más se les ha puesto interés para explicar el inicio y mantenimiento del consumo de sustancias psicoactivas.

La familia, vista como una institución que primariamente transmite valores e instaura las primeras normas de conducta, se convierte dentro de las teorías de control social en un núcleo primario donde confluyen factores de riesgo y protección dependiendo de las condiciones. Más allá de las condiciones estructurales o de las relaciones y las prácticas de crianza. Se encuentra correlación entre la falta de vínculo afectivos positivos entre el hijo y sus padres y el consumo de drogas.

Los estilos de crianza también influyen directamente sobre la aparición de la conducta problema; es así como un estilo permisivo o uno autoritario facilitaría su aparición y un estilo democrático y fortalecedor inhibiría su aparición. También el antecedente de consumo entre los padres o entre los hermanos incide en el consumo de sustancias en sus correlacionados.

Escuela, niñez y prevención

Dentro de las variables que se han relacionado con consumo de drogas en la escuela se encuentra el bajo rendimiento académico, ausentismo y baja implicación con actividades académicas y extracurriculares. El desapego emocional respecto al entorno escolar, expectativas y actitues negativas con el éxtio académico y el ver la educación como poco útil e irrelevante, se han asociado tabién con el consumo de drogas.

Igualmente, las relaciones pedagógicas autoritarias, descalificadoras y desconocedoras de lo que es el alumno, también favorecen que se instaure el consumo de drogas.

Los amigos

Frente al grupo de iguales, señalado como el principal espacio socializador en la adolescencia donde se conforman hábitos y valores, un nuevo concepto está tomando arraigo en la explicación de la influencia del grupo de pares, es el concepto de selección, donde el individuo, en lugar de ser un sujeto pasivo de su medio ambiente, es un sujeto activo que auto selecciona su grupo de acuerdo con sus semejanzas y si tiene una tendencia a consumir drogas, buscará un grupo donde éstas sean aceptadas y se consuman.

En Colombia, el Programa La Casa de la Universidad de los Andes en 1.997 realizó un estudio que analizó los patrones de interrelación de 433 familias de Bogotá y encontró una serie de características comunes en la familia donde no existe consumo de drogas, las cuales se constituyen en los siguientes factores protectores.

  • Religiosidad, entendida como un conjunto de preceptos y normas asociadas al cumplimiento de determinados rituales que estimulan la espiritualidad.
  • Realización de actividades conjuntas, dado que constituyen oportunidades para reforzar y mantener las relaciones del sistema familiar.
  • Buena comunicacion, entendida como la posibilidad del diálogo abierto y claro, sin dobles mensajes ni expresiones hirientes.
  • Existencia de expresiones de afecto manifiestas entre todos los miembros de la familia, a través de caricias, preocupación e interés por la vida del otro, expresiones verbales de cariño, etc.
  • Presencia de pautas de educación congruentes, en aras de brindar un ambiente estable, predecibles y seguro a los hijos durante su desarrollo.
  • No consumo de los padres, en la medida que se convierte en un estilo modelador a través de la imitación y el refuerzo social.
  • Posibilidad del diálogo, confianza y respeto entre los padres.
  • Creación del sentido de peertenencia familiar logrado a través de la realización de actividades y ritos compartidos.
  • Asunción de responsabilidad primaria de prevención por parte de los padres, que puede ser ejercida a través de valores y actitudes transmitidas.
  • Participación de todos los miembros en decisiones, en cuanto a que todos perciban como valiosos sus puntos de vista y a la vez lo hagan con los demás.
  • Claridad de normas, que posibilita organización en la familia e impide malos entendidos.
  • Autonomía de los miembros, entendida como un sentido de responsabilidad personal, de identidad y de claridad de los límites del Yo, con moayor capacidad de decisión e intimidad real dentro de la familia.

Teniendo en cuenta todo lo anteriormente mencionado, es la época de la niñez más propicia para iniciar las actividades de prevención del consumo de sustancias psicoactivas. La prevención debe iniciarse en primer lugar en el hogar. La responsabilidad primaria de prevenir está en las personas más cercanas al individuo: sus padres y en segundo lugar, los maestros en el ámbito escolar.

Se debe iniciar la prevención de consumo de drogas con una adecuada comunicación entre padres e hijos y se debe hacer bajo la perspectiva de una prevención integral que propenda por la construcción de valores, el desarrollo de la autonomía y el fortalecimiento de la autoestima. También la escuela, al igual que los padres, tiene el deber de dar una formación integral y trabajar para el desarrollo de habilidades de afrontamiento y resolución de problemas que faciliten al sujeto tener una vida sana, libre del consumo de drogas.

En este sentido, una educación con calidad, centrada en la formación integral de todas las dimensiones y potencialidades de los niños, jóvenes y adultos, ofrecida en forma articulada por la familia, la escuela y la sociedad, constituirá el proceso más eficaz para fortalecer los factores que impiden la aparición del problema.


* Asesor programa Rumbos. Presidencia de la República. telefono (1) 5629620 o 5629621, Bogotá.

(Este Artículo ha sido extractado del Boletín RED-Comunicación en Doble Vía. No. 37 de Septiembre del 2000, publicado por el Proyecto ENLACE del Ministerio de Comunicaciones de la República de Colombia. Cra 8a. CAlle 12A Edificio Murillo Toro piso 5. Tel. 3443460. Bogotá, Colombia. http://www.proyectoenlace.gov.co )

Envié sus comentarios sobre este artículo a Magda Palacio - mpalacio@col.ops-oms.org
[ OPS/OMS Colombia | Escuelas Saludables | Atrás ]