[ OPS/OMS Colombia | Vigilancia Epidemiológica | Protocolo de Atención ]

CARBUNCO

Tabla de Contenidos

[ Volver al Inicio ]

Importancia Epidemiologica Del Evento

[ Volver al Inicio ]

El Carbunco o Ántrax, es primariamente una Enfermedad Bacteriana de herbívoros, los humanos y los carnívoros son huéspedes accidentales. El agente infeccioso es el Bacillus anthracis, un bacilo no móvil, gram positivo, encapsulado, formador de esporas, cuando el bacilo no encuentra condiciones para el crecimiento y la reproducción. El bacilo ha desarrollado gran capacidad para resistir condiciones ambientales extremas, por lo cual puede sobrevivir por varias décadas en el medio ambiente.

El B. anthracis se transmite a los animales por ingestión, inhalación, heridas contaminadas o a través de la piel intacta. En humanos, la forma más común es la zoonótica que se produce por el contacto directo con animales infectados o la exposición ocupacional a productos animales contaminados. Las vías de transmisión más frecuentes son la piel lesionada, la inhalación de esporas o la ingestión de las mismas.

En los humanos otra de las formas de infección que se ha desarrollado a raíz de actividades terroristas en el mundo, es la diseminación del bacilo o sus esporas a través de elementos de uso común como paquetes, cartas, elementos de escritorio, etc. Es por ello que las consideraciones del presente documento adoptan especial interés en los momentos actuales para preparar a los servicios de salud en la identificación oportuna y confiable de este evento.

El análisis histórico de datos epidemiológicos globales permite establecer las siguientes relaciones: un caso humano de Carbunco cutáneo por diez reses de ganado muertas por Ántrax; un caso humano de Carbunco entérico por 30 – 40 animales infectados consumidos y 100 a 200 casos humanos cutáneos por cada caso entérico ocurrido.

Evidencia circunstancial indica que el hombre tiene una resistencia moderada al Carbunco. Se reconocen varias formas clínicas de la infección: cutánea, pulmonar y gastrointestinal, siendo más frecuente la cutánea. El período de incubación es de 2 a 7 días. La severidad del cuadro claramente depende de varios factores como ruta de infección, la nutrición, la situación de salud del caso y características propias del agente. Del 10 al 20% de los casos cutáneos no tratados pueden terminar en la muerte y si se tratan adecuadamente la letalidad se reduce al 1%. En general la mortalidad es más alta en los casos gastrointestinales y pulmonares. La meningitis es una complicación posible de todas las formas de la enfermedad, con una mortalidad cercana al 100%.

En la forma cutánea del Ántrax aparece primero prurito en la piel expuesta, seguido de una lesión que se vuelve papular, vesicular y en dos o seis días puede terminar por ser una escara oscura (negra) hundida. La escara puede estar rodeada por edema moderado o intenso, muy extenso y, a veces con pequeñas vesículas secundarias. Raras veces hay dolor y, de haberlo, se debe al edema o a una infección secundaria. Los sitios frecuentes de infección son la cabeza, antebrazos y las manos. La lesión ha sido confundida con la dermatitis pustulosa contagiosa. Las infecciones no tratadas pueden diseminarse a los ganglios linfáticos regionales y a la corriente sanguínea y con ello aparecer septicemia masiva.

Los síntomas iniciales del Carbunco por inhalación son mínimos e inespecíficos y se asemejan a los de una infección común de las vías respiratorias altas; en el término de tres a cinco días aparecen los síntomas agudos de insuficiencia respiratoria, signos radiológicos de ensanchamiento mediastínico, fiebre, choque y muy poco después sobreviene la muerte.

El Carbunco gastrointenstinal es inusual y difícil de identificar, excepto cuando se manifiesta en brotes explosivos causado por toxiinfección alimentaria; El Ántrax intestinal cursa con nausea, vómito, fiebre, dolor abdominal, hematemesis, diarrea con sangre. Si el tratamiento no se inicia lo suficientemente temprano, se desarrolla toxemia, choque y la muerte. El cuadro orofaríngeo, se caracteriza por disfagia, fiebre, linfadenopatía regional (cuello) y toxemia, la mortalidad es alrededor del 50%.

Tanto los trabajadores del sector agropecuario como los que se desempeñan en la agroindustria y en procesos industriales peligrosos como el curtido de cueros o el procesamiento de lana o huesos, se consideran población de riesgo.

En 1979 en Rusia, surgió un brote de la forma predominantemente pulmonar de Carbunco, en el cual se corroboró el fallecimiento de 66 personas por la infección; 11 sujetos infectados sobrevivieron. Las investigaciones señalaron que la enfermedad surgió como resultado de un chorro de vapor que salió de un instituto de investigaciones biológicas, y se llegó a la conclusión de que el brote fue consecuencia del aerosol accidental generado en investigaciones relacionadas con material de guerra biológica.

En 1998 ICA- CEISA, estudió un brote de Carbunco que se presentó entre los meses de julio y septiembre en el departamento del Caquetá. En dicho estudio se revisaron los antecedentes de casos en animales y en humanos, encontrando registros de casos humanos en Araracuara (3, 1975 – 1979), Leticia, Florencia (7 1988 1994), Neiva, Ibague, Girardot y Bogotá principalmente entre 1975 y 1985, la mayoría de los cuales se relacionaron con la manipulación de carnes bovinas para consumo humano.

Los datos consolidados del brote, hacen referencia a una mortalidad de 58 bovinos, 5 equinos y 2 ovinos, además se presentaron casos humanos debido al contacto directo con animales enfermos y muertos. Posteriormente en localidades aledañas se detectaron nuevos casos animales y 6 casos humanos que tuvieron contacto con sangre de animales infectados. A pesar de no haber documentación de casos en los años anteriores, la investigación de campo permitió identificar un brote animal ocurrido en 1996 y la ocurrencia de un caso humano.

La ocurrencia de casos hace pensar que la enfermedad puede encontrarse establecida desde hace varios años en la región.

A raíz de los actos terroristas ocurridos en el año 2001, se han reportado al mundo durante el mes de Octubre, 13 casos confirmados de Carbunco ocurridos en los Estados Unidos (Nueva York, Florida y Whashington), asociados con la manipulación de elementos comunes como correspondencia (transmisión no zoonótica). Ante esta situación, los servicios de salud de los Estados Unidos han tomado medidas para la detección oportuna y para el control de la misma, teniéndose como premisa el adecuado manejo de la información y de los casos para no generar pánicos innecesarios, teniendo claro la no-transmisión de persona a persona de esta bacteria.

Información y Configuración del Caso

1.1.   DEFINICIONES DE CASO

[ Volver al Inicio ]

1.1.1. Descripción Clínica

[ Volver al Inicio ]

Enfermedad aguda febril caracterizada por varias formas clínicas:

  • Cutánea: lesión de piel que evoluciona de 2 a 6 días de un pápula, pasa por una etapa vesicular a una escara oscura deprimida en cabeza, antebrazos y manos.
  • Pulmonar: enfermedad respiratoria viral seguida por hipoxia y disnea, con evidencia en rayos X de ensanchamiento del mediastino.
  • Intestinal: náusea, vómito, malestar abdominal severo seguido de fiebre y signos de septicemia.
  • Orofaríngea: lesión mucosa en la cavidad oral u orofaríngea, adenopatía y edema cervical y fiebre.

1.1.2. Criterios de Laboratorio para el Diagnóstico

[ Volver al Inicio ]
Diagnóstico presuntivo:
  • Coloración de Gram
  • Pruebas serológica positiva por: ELISA, Western blot. Aumento de títulos
Diagnóstico confirmatorio:
  • Aislamiento del Bacillus anthracis de un espécimen clínico.

1.1.3. Clasificación de Caso

[ Volver al Inicio ]
1.1.3.1 Caso Probable Zoonótico
  • Un caso compatible con la descripción clínica y que tienen un nexo epidemiológico con un caso animal o con sus productos sospechosos (carne, piel, etc)
1.1.3.2 Caso Probable No Zoonótico
  • Un caso compatible con la descripción clínica en adultos y que tenga un nexo epidemiológico con la manipulación de elementos sospechosos de contaminación (correspondencia, elementos sin remitente, o con procedencia desconocida).
1.1.3.3 Caso Confirmado

Todo caso probable que es confirmado por laboratorio.

1.2.   OTROS DATOS DE INTERES

[ Volver al Inicio ]

La presencia de casos probables de Carbunco, exige la rápida movilización del sector salud y agricultura para caracterizar la situación existente.

1.2.1. Investigación de Caso

[ Volver al Inicio ]

En la investigación del caso es necesario documentar el antecedente de exposición a animales infectados, a sus productos, o a cualquier otro elemento sospechoso. Se debe recolectar datos sobre la fecha y las circunstancias de la exposición, las actividades desarrolladas y el tipo de productos manipulados; es necesario documentar con precisión el lugar de ocurrencia de la posible exposición.

En relación con los aspectos clínicos, se deberá indagar por la forma clínica de la infección y verificar la toma de muestras para confirmar el diagnóstico.

1.2.2. Procedimientos de Laboratorio

[ Volver al Inicio ]

Para la toma y procesamiento de las muestras deben tenerse listos los siguientes materiales:

  • Desinfectante

  • Recipiente estéril para recoger el esputo

  • Hisopos estériles

  • Equipo completo para la toma de hemocultivo

  • Recipiente para recoger la materia fecal

La muestra depende de la presentación de la enfermedad:

Cutánea:
  • Vesícula: es la mejor muestra para identificar los microorganismos. Impregne dos hisopos con el exudado de una vesícula que no haya sido previamente abierta

  • Escara: rote dos hisopos en la parte final de la escara sin removerla.
Pulmonar:
  • Esputos: en la primera etapa de la enfermedad es la mejor muestra y se debe obtener para examen directo y cultivo.

  • Hemocultivos: son las muestras ideales después de  2-8 días después de la exposición y especialmente sí son tomadas antes de iniciar el tratamiento antimicrobiano.
Gastrointestinal:
  • Coprocultivo: es la muestra ideal para la primera etapa de la enfermedad utilizando para el aislamiento el medio selectivo agar fenil etil alcohol

  • Hemocultivos: son útiles en las etapas siguientes de la enfermedad y especialmente son tomadas antes de iniciar el tratamiento.

Con relación a muestras ambientales como suelo, hueso, cabello, hisopos, agua o cartas, son muestras deben ser examinadas por laboratorios de Salud Pública que tengan cabina de seguridad 2. En caso contrario deben ser remitidas al Instituto Nacional de Salud.

Todos los procedimientos que se realizan para el diagnóstico e identificación de B. Antharcis deben ser realizados cumpliendo las normas de bioseguridad 2 como son:

  • El personal del laboratorio debe estar debidamente capacitado en el manejo de agentes patógenos.

  • El acceso al laboratorio debe ser limitado. Únicamente debe entrar el personal capacitado

  • Los profesionales deben lavarse las manos antes y después de los procedimientos

  • No se debe pipetear con la boca.

  • Se debe evitar la formación de aerosoles.

  • Nunca se deben tocar las superficies limpias con los guantes y se deben lavar las manos después de retirarse los guantes.

  • Descontaminar las áreas antes y después de trabajar.

  • No se necesita vacunación previa.

  • El personal debe tener entrenamiento en bioseguridad y tener un manual con las políticas de manipulación y descontaminación de áreas en casos de accidentes.

El equipo de protección mínimo debe ser:

  • Cabina de seguridad preferiblemente clase II

  • Blusa exclusivamente para el trabajo en el laboratorio, debe ser lavada en la institución y nunca llevarla a la casa.

  • Guantes desechables.

  • Gafas de seguridad.

Cuando hay actividades con alto potencial de aerosoles deben seguirse las condiciones de bioseguridad 3.

1.2.3. Investigación de Campo

[ Volver al Inicio ]

En la investigación de campo es necesario confirmar la presencia de casos animales e identificar personas con exposición a la infección. La investigación debe conducir a identificar posibles factores relacionados con la ocurrencia de la transmisión, para lo cual es útil reconstruir las prácticas y costumbres de las personas en relación al manejo de los animales y en la actualidad a la manipulación de otros elementos sospechosos.

Dado el desconocimiento existente en el país en relación con la ocurrencia y distribución del Carbunco, es importante realizar entrevistas en la comunidad sobre la ocurrencia de casos en el pasado.

Se deberán revisar los registros de atención por consulta u hospitalización, buscando meningitis severas, lesiones cutáneas ulcerativas y cuadros de choque.

Analisis de los Datos

[ Volver al Inicio ]

En primer lugar se debe tener presente la situación epidemiológica que se vive frente a la enfermedad, que permita constituir una línea de base para los análisis futuros. Conocer este panorama es importante para las decisiones que se tomen frente a la necesidad o no de hacer serología cuando hay casos o para adelantar acciones complementarias de vigilancia, fortalecimiento de las acciones de diagnóstico y tratamiento de casos, así como para definir las estrategias de control en correspondencia con la situación existente.

La información relacionada con los casos debe analizarse semanalmente, es preciso distribuir los casos por áreas y establecer el nivel de dispersión de los mismos, con el fin de poder identificar los focos de transmisión de la enfermedad. Esta información deberá organizarse en mapas de riesgo.

La distribución de casos por edad y sexo es necesaria para identificar grupos de alto riesgo y estudiar en ellos los factores que favorecen la transmisión. Es importante anotar que la ocupación constituye una variable de interés en el análisis de esta enfermedad.

Es necesario explorar las posibles relaciones existentes entre la ocurrencia de casos y los factores identificados, esto es necesario para caracterizar la dinámica de la enfermedad en la región y orientar las acciones de control.

En necesario que el sector salud analice constantemente el comportamiento del Carbunco en animales y su distribución espacial, este es un criterio fundamental para clasificar zonas de riesgo y estimar la magnitud de la población expuesta. Una buena vigilancia sobre el Carbunco animal permite realizar intervenciones oportunas para evitar la ocurrencia de casos en humanos y diferenciar los casos producto de actos terroristas.

El análisis de los datos de laboratorio permite explorar las condiciones de diagnóstico y hace posible el mejoramiento continuo de las estrategias de vigilancia.

El análisis de la información de registros rutinarios de atención es importante para detectar casos compatibles clínicamente y que pueden corresponder a diagnósticos deficientes.

Orientación de la Acción en Casos Zoonóticos

[ Volver al Inicio ]

Si los procesos anteriores se cumplen de manera sistemática será posible brindar información a los responsables de las acciones de control para que estas se puedan aplicar de una manera más racional y efectiva. En el caso del Carbunco significa también retroalimentar los centros de atención médica en caso de alerta y cuando se ponga en evidencia que se presenta de manera sistemática una mala clasificación de los casos por diagnósticos errados.

El control del Carbunco exige implementar rigurosamente tres medidas específicas: correcta disposición de reses muertas por Ántrax, correctas desinfección, descontaminación y disposición de material contaminado y vacunación de animales susceptibles y personas en ocupaciones de alto riesgo.

1.3.   CORRECTA DISPOSICIÓN DE RESES MUERTAS POR ANTRAX

[ Volver al Inicio ]

Si se sospecha de ántrax es importante no hacer el examen post mortem del animal, sino reunir por un método aséptico una muestra de sangre para cultivo. Se evitará la contaminación del área.

Si se practica inadvertidamente la necropsia, se esterilizarán por autoclave, se incinerarán o se desinfectarán o fumigarán con sustancias químicas todos los instrumentos o materiales. Las esporas del ántrax pueden vivir decenios si se entierra la carne en canal y los huesos, pero la técnica preferible de eliminación es incinerar dichos tejidos en el sitio de la muerte o transferirlos a una planta extractora de sebo y asegurar que en el traslado no se produzca contaminación.

1.4.   DESINFECCIÓN, DESCONTAMINACIÓN Y DISPOSICION DE MATERIAL INFECTADO/CONTAMINADO

[ Volver al Inicio ]

Todos los equipos, materiales, productos y lugares relacionados con la ocurrencia de casos humanos o animales deben ser sometidos a medidas cuidadosas de desinfección y descontaminación. Dentro de las acciones a desarrollar se encuentran:

  • Desinfección de superficies de cuartos, casas de animales y vehículos de transporte, incluyendo desinfección preliminar, limpieza y desinfección final. Es importante usar alrededor de 1- 1.5 litros de desinfectante por metro cuadrado durante 2 horas en la desinfección preliminar, posteriormente se debe limpiar con agua abundante y realizar la desinfección final haciendo uso de 0.4 litros de desinfectante por metro cuadrado durante mínimo dos horas. El recurso humano que realice las acciones de desinfección debe contar con medidas de protección personal.
  • Fumigación de espacios cerrados, cabinas y cuartos. Esta medida se debe utilizar para desinfectar zonas que no pueden ser tratadas como se expuso en el párrafo anterior. Se debe verificar que las puertas y ventanas se encuentren debidamente cerradas y restringir el paso e ingreso de personas a las áreas fumigadas.
  • Descontaminación de material liquido. Este debe ser desinfectado con formaldehído en una concentración del 2 al 4 %. La mezcla debe conservarse por más 4 días antes de ser eliminada.
  • Tratamiento del agua. Se deberá asegurar que el agua de consumo se encuentre apta, por tanto será necesario intensificar las acciones de vigilancia, principalmente ante la ocurrencia de brotes.
  • Tratamiento del suelo. Esta dependerá de las características del suelo, puede hacerse uso de soluciones de formaldehído o hacer uso de incineración si es posible removiendo una profundidad de 20 centímetros.
  • Descontaminación de ropas y material de protección contaminado, lo ideal es la incineración y el uso de autoclaves por 30 minutos a 121°C si no es posible se deberá sumergir en solución de formaldehído al 4% por un período no inferior a 8 horas.
  • Limpieza, desinfección o esterilización cuidadosa de pelo, lana, harina de hueso y otros productos alimentarios de origen animal antes de su procesamiento industrial.
  • Los cueros de los animales expuestos al Carbunco no deben venderse, ni la carne en canal utilizarse como alimento o suplemento alimentario. Si se practica inadvertidamente la necropsia de animales, se esterilizarán por autoclave, se incinerarán o se desinfectarán o fumigarán con sustancias químicas todos los instrumentos o materiales. Las esporas del ántrax pueden vivir decenios si se entierra la carne en canal y los huesos, pero la técnica preferible de eliminación es incinerar dichos tejidos en el sitio de la muerte o transferirlos a una planta extractora de sebo y asegurar que en el traslado no se produzca contaminación.
  • Control de líquidos y desechos industriales de plantas en que se manipulan animales que pueden estar infectados y en las que se elaboran productos en los que se utilizan pelo, lana, huesos o cueros que pueden estar contaminados. Esterilización de la harina de hueso importada antes de utilizarla como alimento para animales.
  • Control del polvo y ventilación adecuada en las industrias donde existe riesgo de infección, en especial en las que se manipulan productos animales sin tratar. Supervisión médica constante de los empleados y atención clínica inmediata de toda lesión cutánea sospechosa. Deben usarse ropas protectoras y disponerse de instalaciones adecuadas para lavarse y cambiarse de ropa después del trabajo. Los comedores deben estar alejados de los sitios de trabajo. Se ha utilizado formaldehído vaporizado para la desinfección terminal de plantas textiles contaminadas.
  • Educación a los trabajadores que manipulan artículos que puedan estar contaminados sobre modos de transmisión del Carbunco, el cuidado de las abrasiones cutáneas y el aseo personal.

1.5.   INMUNIZACIONES

[ Volver al Inicio ]

Inmunizar a las personas de alto riesgo con una vacuna acelular preparada con filtrado de cultivo que contenga el antígeno protector es eficaz para prevenir el Carbunco cutáneo y probablemente el Carbunco por inhalación. Se recomienda para los trabajadores de laboratorios que estén en contacto con B. anthracis y trabajadores que manipulen materias primas contaminadas.

Además, es necesario vacunar y reinmunizar cada año a todos los animales en peligro de contraer Carbunco. Se tratará a los animales sintomáticos con antibioticoterapia (Penicilinas o tetraciclinas) y estos no podrán ser utilizarlos para consumo humano antes de haber transcurrido varios meses. Se deberán tratar aquellos animales expuestos alimentos contaminados.

1.6.   MANEJO DE CASOS HUMANOS

[ Volver al Inicio ]

Los casos leves no complicados de Carbunco cutáneo, se tratan usualmente con Penicilina Procaínica, 600 mg (1 millón de UI) cada 12 o 24 horas por vía intramuscular. También con Penicilina Benzatínica en dosis de 250.000 UI cada 6 horas por vía intramuscular.

Los casos severos y las formas pulmonares e intestinales, deben ser tratadas inicialmente con Penicilina Benzatínica, 2 millones UI, por día por infusión o inyección intravenosa lenta cada 4 – 6 horas hasta que la temperatura del paciente retorne a la normalidad. Después se puede continuar con Penicilina Procaínica en el esquema ya descrito.

Cuando hay alergia a la Penicilina, puede suministrarse tratamiento con Tetracilinas, Cloramfenicol, Gentamicina y Eritromicina.

Es preciso tomar precauciones en cuanto al drenaje de secreciones durante el lapso que dura la enfermedad en el Carbunco cutáneo y en la variante por inhalación y por tanto de deberán tomar medidas de aislamiento. Así mismo, es necesaria la desinfección concurrente del exudado de las lesiones y de los artículos contaminados.

Orientacion de la Accion en Casos No Zoonoticos

[ Volver al Inicio ]

El control del Carbunco en casos no zoonóticos exige implementar rigurosamente medidas específicas: identificación plena del caso, de sus contactos y del mecanismo de transmisión, notificación inmediata, correctas desinfección, descontaminación y disposición de material contaminado, tratamiento de los casos y manejo adecuado de la información.

1.7.   IDENTIFICACIÓN PLENA DEL CASO Y DEL MECANISMO DE TRANSMISIÓN

[ Volver al Inicio ]

La identificación plena del caso hace referencia a la confirmación de la presencia de los signos y síntomas descritos, a la adecuada toma de muestras y a la confirmación del mismo por el laboratorio.

En cuanto al mecanismo de transmisión, es importante adelantar la investigación acerca de contactos con elementos o paquetes sospechosos dentro de los cuales se incluyen: sobres, correspondencias con rotulados inconsistentes (por ejemplo nombres incorrectos, sin nombre, sin remitente, etc), correspondencia mal empacada, sobre decolorados o con olores, excesivamente pesados o grandes, con algún tipo de sonido, con recomendaciones exageradas de confidencial. Una vez identificados, recomendar:

  • No entrar en pánico
  • No vaciar el contenido de un envío sospechoso
  • Envuelva en una bolsa plástica el elemento sospechoso
  • Si no tiene con que envolverlo, cúbralo con algún material como papel, tela, etc.
  • Apague el aire acondicionado o los ventiladores para evitar la diseminación
  • Salga del lugar en el que está el elemento y cierre la puerta para evitar que otras personas accedan a él.
  • Lávese las manos con agua y jabón
  • Haga un listado de las personas que estuvieron en contacto con el elemento.
  • De aviso a la autoridad de salud Pública y las autoridades policiales y judiciales.
  • Permita el retiro del material únicamente por parte de estas autoridades.

1.8.   NOTIFICACION INMEDIATA

[ Volver al Inicio ]

Ante la identificación de un caso sospechoso de Carbunco de transmisión no Zoonótica, debe adelantarse la notificación inmediata a los niveles superiores correspondientes de tal forma que puedan adelantarse las acciones de control e información respectivas.

1.9.   CORRECTAS MEDIDAS DE DESINFECCION, DESCONTAMINACION Y DISPOSICION FINAL DEL MATERIAL

[ Volver al Inicio ]

Después de analizado el material por parte del laboratorio para la confirmación de la presencia de Ántrax este debe ser incinerado. Los lugares donde estuvo el material deben ser desinfectados con una solución de hipoclorito de sodio al 5% (una solución de 1:10)

  • Los implementos de laboratorio utilizados también deben ser desinfectados con esta solución en tanto que los implementos desechables deben ser incinerados.
  • El recurso humano que realice las acciones de desinfección debe contar con medidas de protección personal adecuadas.
  • Los cadáveres tanto de humanos como de animales fallecidos a causa de ántrax deben ser cremados.

1.10. TRATAMIENTO Y MANEJO DE CASOS

[ Volver al Inicio ]

Tratamiento médico para pacientes con evidencia clínica de inhalación de B Antracis cuando se presentan un número modesto de casos.

Grupo de Edad

Tratamiento inicial

Tratamiento optimo si se demuestra sensibilidad

Duración

Adultos

Ciprofloxacina 400mg IV c/12h

Penicilina G 4 millones U IV c/ 4 h

Doxiciclina 100mg IV c/ 12h

60 días

Niños

Ciprofloxacina 20-30mg/kg/d IV dividida en 2 dosis dia (no más de 1g/d)

12 a: Penicilina G 50.000U/kg IV c/6h

12 a: Penicilina G 4 millones U IV c/4h

60  días

Embarazadas

Igual que adultos

   

Inmuno-

suprimidos

Igual esquema

   

Tratamiento médico profiláctico 

Grupo de Edad

Tratamiento inicial

Tratamiento optimo si se demuestra sensibilidad

Duración

Adultos

Ciprofloxacina 500mg VO c/12h

Penicilina G 4 millones U IV c/ 4 h

Doxiciclina 100mg IV c/ 12h

60 días

Niños

Ciprofloxacina 20-30mg/kg/d VO dividida en 2 dosis dia (no mas de 1g/d)

20 a: Amoxicilina  500mg VO c/6h

20 a: Amoxicilina  40mg/kg VO dividido en 3 dosis para se tomadas c/8h

60  días

Embarazadas

Igual que adultos

Amoxicilina 500mg VO c/8h

60 dias

Inmuno-

suprimidos

Igual esquema

   

1.11. MANEJO ADECUADO DE LA INFORMACION

[ Volver al Inicio ]

La información relacionada con casos de Carbunco no Zoonótico, debe mantener la reserva respectiva. Dado lo anterior se brindará información únicamente a través de las Oficinas de Comunicación y Prensa del Instituto Nacional de Salud y del Ministerio de Salud; es así como todos los casos identificados y confirmados deben fluir de los servicios locales a los servicios Departamentales y de estos al nivel central en el Instituto Nacional de Salud, quienes de forma conjunta con el Ministerio de Salud, al tener configurados los casos con los datos clínicos, de laboratorio y judiciales procederán a la notificación oficial.

Es necesario recalcar que cualquier información de casos de Carbunco, sin soporte oficial solo contribuyen a aumentar el pánico y la confusión entre la población y no ayudan al esclarecimiento del problema.

1.12. MANEJO DE CASOS HUMANOS

[ Volver al Inicio ]

Los casos leves no complicados de Carbunco cutáneo, se tratan usualmente con Penicilina Procaínica, 600 mg (1 millón de UI) cada 12 o 24 horas por vía intramuscular. También con Penicilina Benzatínica en dosis de 250.000 UI cada 6 horas por vía intramuscular.

Los casos severos y las formas pulmonares e intestinales, deben ser tratadas inicialmente con Penicilina Benzatínica, 2 millones UI, por día por infusión o inyección intravenosa lenta cada 4 – 6 horas hasta que la temperatura del paciente retorne a la normalidad. Después se puede continuar con Penicilina Procaínica en el esquema ya descrito.

Cuando hay alergia a la Penicilina, puede suministrarse tratamiento con Tetracilinas, Cloramfenicol, Gentamicina y Eritromicina.

Es preciso tomar precauciones en cuanto al drenaje de secreciones durante el lapso que dura la enfermedad en el Carbunco cutáneo y en la variante por inhalación y por tanto de deberán tomar medidas de aislamiento. Así mismo, es necesaria la desinfección concurrente del exudado de las lesiones y de los artículos contaminados.

Referencias Bibliograficas

[ Volver al Inicio ]

1. Centers for Disease Control and Prevention. Biological and Chemical Terrorism: Strategic Plan for Preparedness and Response. Recommendations of the CDC Strategic Planning Workgroup. MMWR 2000;49(Nº RR-4).

2. Benenson, A. Manual para el Control de las Enfermedades Transmisibles. OPS. Publicación Científica No. 564. 1997.

3. Centers for Disease Control and Prevention. Case definition for infectious conditions uns poblc health surveillance. MMWR 1997; 46(No.RR-10).

4. Faucy, A.. Harrison, Principios de Medicina Interna. Decimocuarta Edición. McGraw-Hill Interamericana. 1998.

5. Organización Mundial de la Salud. Norma de Vigilancia Recomendadas por la OMS. 1997.

6. Rodríguez, G y otros. Brote de Carbón Bacteridiano o Peste Rayo en algunas fincas del departamento del Caquetá. En: Revista Agovez, volumen 24.1999.

7. WHO. Antrax. Memorandum form a WHO Meeting. Bulletin of The World Health Organization. 1997.

8. WHO. Guidelines for tha Surveillance and Control of Ántrax in  Humans and Animals. 1998. http//www.who.int/emc-documents/zoonoses/docs/ whoemczdi986.htlm.